Tu guía de compra de monitores curvos para 2020

5
(1)

Anteriormente ya te hemos mostrado por qué los monitores curvos son mucho más que monitores bonitos. Sin embargo también es necesario conocer los principales aspectos que debemos tener en cuenta a la hora de adquirir un monitor de estas características.

En general, el monitor es uno de los elementos de compra de un ordenador que mayor indecisión generan. Es fácil sentirse abrumado por la abrumadora oferta que existe en el mercado, así como por la cantidad de parámetros que debemos tener en cuenta. Por ello, en esta sección hemos querido explicar de forma breve los principales aspectos a considerar en la compra de un monitor curvo:

Todo lo que debes saber antes de comprar un monitor curvo

Tamaño

El tamaño es probablemente el aspecto más obvio en la elección de una pantalla. Por lo que antes de iniciar un proceso de compra deberemos pensar en las dimensiones de nuestro futuro monitor. Este suele representarse mediante las pulgadas, que es la unidad que representa la superficie de pantalla del monitor. Normalmente, la elección del tamaño de pantalla suele estar condicionada por tres parámetros principales: el espacio disponible, el uso deseado y el presupuesto.

Una ventaja de pantallas curvas en cuanto a tamaño es que ocupan menos espacio, ya que la curva reduce la longitud total del dispositivo. Por lo que puede que arañemos alguna pulgada extra si optamos por una opción curva. El tamaño también dependerá del tipo de uso que le queramos dar al monitor. No es lo mismo escribir, que ver contenido multimedia o realizar edición fotográfica. Cada finalidad requerirá de unos tamaños distintos. Ahora bien, por lo general mayor tamaño siempre será mejor, ya que tendremos mayor superficie de visualización, y por tanto, mayores posibilidades.

Por último, el tamaño a escoger dependerá en última instancia del presupuesto disponible. A pesar de que no existe una relación exacta, por norma general mayor tamaño implica mayor precio. La mayoría de modelos de gama baja se mueven en tamaños pequeños, y a la inversa, la mayoría de modelos premium suelen ser de gran tamaño.

Resolución y ratio de aspecto

Estos dos elementos están íntimamente relacionados, ya que la resolución vendrá condicionada por la ratio de aspecto. En primer lugar, la resolución es el número de píxeles de la pantalla. Se expresa mediante el número de píxeles de ancho por el número de píxeles de largo. Algunos ejemplos podrían ser 1980×1080, 2560×1440 o 1024×768. En el mercado podemos encontrarnos resoluciones de todo tipo, a pesar de que en existen ciertas configuraciones más habituales que otras. Ahora bien, ¿qué nos indica la resolución? Dado que en una pantalla digital las imágenes se emiten a través de píxeles, la resolución de pantalla determinará el grado de nitidez con la que la pantalla es capaz de mostrar las imágenes. Por lo que a mayor resolución de pantalla, mayor detalle en las imágenes.

Cabe decir también que la nitidez final de la imagen dependerá también del tamaño de la pantalla. Es decir, no es lo mismo 1024 x 768 en una pantalla de 20 pulgadas, que en una de 60. En el segundo caso, los píxeles serán más grandes, y como resultado, tendremos imágenes más pixeladas. Por eso, a menudo es preferible hablar de otra unidad, los pixeles por pulgada (conocido como “ppp”). Esta unidad es mejor para medir la definición de la pantalla ya que tienen en cuenta también la relatividad del tamaño. En este caso, más siempre es mejor. A mayor resolución más definición y nitidez.

Diferentes ratios de aspecto mostrando una misma imagen. Fuente Reddit.

El segundo aspecto, el ratio, está íntimamente relacionado con la resolución. Y es que el ratio no es más que la proporción de la pantalla. Es decir, la relación entre el ancho y largo de la pantalla. Se suele expresar de la siguiente manera X:Y. El primer número indica el ancho de la pantalla, mientras que el segundo indica el largo. Así, una resolución 16:9, nos daría como resultado un panel panorámico con una proporción de 16 de ancho por 9 de largo. Por eso, la relación de aspecto condiciona la resolución. Por ejemplo, 1920×1080 es una resolución con ratio de aspecto 16:9.

Las pantallas actuales de televisión y ordenador tienden a formatos panorámicos, es decir, con más anchura que altura. Entre otras cosas, esto facilita el consumo de contenido audiovisual. Hoy en día el formato más extendido es el 16:9. En el caso de los monitores curvos, los fabricantes están optando por configuraciones todavía más panorámicas, conocidas como formatos ultrapanorámicos (“ultrawide” en inglés). Por ejemplo, el formato 21:9 o el 32:9. En la imagen adjunta puedes apreciar la diferencia de visualización de distintos formatos panorámicos. Este tipo de formato más alargado permite mejorar la inmersión (gracias a la prominencia de la curva, así como la productividad, pudiendo visualizar más ventanas en paralelo.

Tipo de curva

En realidad, este es el único aspecto adicional que deberemos tener en cuenta al comprar un monitor curvo, puesto que el resto de parámetros son iguales a los de un monitor con pantalla plana.

Sin embargo, la curva suele ser un aspecto poco entendido, y en muchos casos descuidado por parte de los compradores. La realidad es que es de los aspectos más importantes de este tipo de producto. No todas las curvas son iguales. Optar por un tipo de curva u otra nos dará experiencias totalmente distintas.

En primer lugar, debemos entender cómo se mide la curvatura de un monitor. A día de hoy se utiliza el radio como unidad de medida. Este se representa con la letra “R” y suele venir precedido de un número XXXXR (por ejemplo, 1800R). Este número no es más que la longitud del radio en milímetros (recordemos que en geometría el radio es la distancia desde el perímetro del círculo hasta el centro). Así, una curva de pantalla 2300R significará que la curva que genera la pantalla es la de un círculo con un radio de 2300 milímetros.

Tipos de curvas de un monitor curvo monitorescurvos.com
Distintas curvas de pantalla según su radio. Fuente Viewsonic

La gran conclusión de esta unidad de medida es que, a mayor número, menor pronunciación de la curva, ya que la curva será la de un círculo más grande. Lo mismo a la inversa: cuanto menor sea el número R más pronunciada será la curvatura. Por intuición, la mayoría de gente tiene la idea contraria: creen que a mayor número mayor curva. Este “pequeño” malentendido puede dar lugar a una compra totalmente contraria a los parámetros que buscábamos.

A su vez, la medida del radio representa también la distancia “ideal” a la que mirar, ya que esa distancia representaría justo el punto central de la circunferencia. Y aunque no es un elemento crucial, si que es interesante que como mínimo lo tengamos en cuenta. Por lo que una curva más pronunciada será ideal para una distancia de visualización cercana, mientras que una curva más sutil será más adecuada cuando la distancia entre los ojos y la pantalla sea mayor.

Hoy en día, las medidas de curva más habituales son:

  • 4000R: distancia de visualización ideal de 4 metros
  • 3000R: distancia de visualización ideal de 3 metros
  • 1800R: distancia de visualización ideal de 1,8 metros
  • 1500R: distancia de visualización ideal de 1,5 metros

Actualmente, la curva más extendida con diferencia en monitores es la 1800R. Sin embargo, parece que los fabricantes cada vez están optando por curvas más agresivas, como 1500R o incluso más. De hecho, hace unos meses Samsung anunció en el marco del CES sus primeros monitores con curva 1000R. Desafortunadamente, a día de hoy este tipo de monitores todavía no han llegado al mercado (actualizaremos esta guía cuando lo hagan).

Características de rendimiento

A continuación, describiremos los principales indicadores de rendimiento de un monitor. Estos suelen estar fuertemente condicionados por el tipo de panel escogido, ya que cada penal tiene unas características que los llevan a destacar en unos aspectos a la vez que flaquear en otros. Por ello, explicaremos de forma muy sintética los principales indicadores de rendimiento de una pantalla. Estos son: el contraste, el brillo, la tasa de refresco, el tiempo de respuesta, el HDR y el refresco adaptativo.

  • Contraste: es la diferencia máxima de color que puede lograr la pantalla al mismo momento, es decir la diferencia máxima entre el blanco más luminoso y el negro más apagado que el monitor es capaz de mostrar en una imagen. A mayor contraste, más calidad de imagen puesto que la pantalla será capaz de mostrar imágenes con más diferencia. Se expresa en forma de ratio (X:1). Por ejemplo 1000:1, significa que el color más brillante es 1000 veces más intenso que el más apagado.

  • Brillo: es la luminosidad máxima que alcanza la pantalla, por lo que tiene una estrecha relación con el contraste. Se expresa en candela por metro cuadrado (cd/m²) o en nits. Ambos nombres hacen referencia al mismo concepto.

  • Tasa de refresco: este concepto hace referencia a la cantidad de veces que la pantalla es capaz de actualizar la imagen por segundo. A mayor tasa de refresco mayor fluidez de imagen. Se expresa mediante hercios (Hz).

  • Tiempo de respuesta: es el tiempo que tarda un píxel en cambiar de color. Es decir, este indicador mide la capacidad de reacción de la pantalla. El tiempo de respuesta es especialmente relevante en juegos, donde es necesario que la pantalla actualice la imagen de la forma más rápida posible. Se mide en milisegundos (ms).

  • Ángulo de visión: expresa el ángulo máximo en el que podemos mirar la pantalla sin perder calidad de imagen, puesto que cuanto más nos desplacemos del centro, peor será la calidad de imagen. Se expresa en grados.

  • HDR: son las siglas de “Alto Rango Dinámico” en inglés y es una tecnología creada para que un monitor sea capaz de proporcionar imágenes más realistas, con un contraste y reproducción de colores más precisa. Que un monitor tenga HDR significará que cuenta con un espectro de color mayor, y por tanto, que la calidad de imagen será superior. En la actualidad existen 2 estándares: el HDR10 y el Dolby Vision.

  • Refresco adaptativo: es una tecnología que permite adaptar la velocidad de actualización de la pantalla a la tasa de fotogramas que envia la tarjeta gráfica. De esta forma obtenemos como resultado una imagen mucho más fluida. Es especialmente importante en juegos, donde el tiempo de reacción es muchas veces un factor determinante. Actualmente existen dos tecnologías de refresco adaptativo: la propuesta de AMD conocida como Freesync y la propuesta de NVidea conocida como G-Sync.

Tipo de panel

Hemos dejado para el final uno de los elementos más importantes en la elección del monitor: el tipo de panel. Sin embargo, es mucho mejor asimilar previamente algunos aspectos técnicos, ya que luego las diferencias entre los distintos tipos de panel se entienden mejor.

Por lo general, el panel es uno de los elementos que mayor confusión generan, ya que en el mercado encontramos decenas de nombres. Muchas veces mezclando tipos de panel, tecnologías, mejoras de cada fabricantes o softwares adicionales. Y esto genera gran confusión en el usuario. Ante tanto nombre, el usuario tiene dificultades en discernir lo importante de lo que no. Por ello, a continuación te explicamos en lo qué de verdad te debes fijar al comprar una pantalla curva.

En la actualmente podríamos decir que existen 4 paneles en el mercado de los monitores: TN, VA, IPS y OLED. En los 3 primeros casos, hablamos de paneles LCD dado que la iluminación del panel viene dada por una fuente externa (fotoluminiscencia). En el caso del OLED, la iluminación sucede desde el pixel, por lo que se trata de una tecnología completamente distinta.

Sin embargo, en esta guía no hablaremos de los monitores OLED, ya que a pesar de ser una tecnología muy prometedora desde el punto de vista del rendimiento, a día de hoy es un producto con una presencia marginal en el mercado y con precios prácticamente inaccesibles para la mayoría. Vamos pues, a comentar los paneles más comunes en el mercado: los TN, VA e IPS. No entraremos a comentar detalles excesivamente técnicos. Preferimos centrarnos en analizar las principales ventajas y usos de cada panel. Vamos a ello.

TN (Twisted Nematic)IPS (In-plane Switching)VA (Vertical Alignment)
Ventajas• Precio muy bajo: es el panel lcd con más tiempo en el mercado, por lo que sus costes de producción son los más bajos de todos

• Frecuencia de refresco y tiempos de repuesta muy rápidos: lo habitual es que un panel TN ofrezca entre 1 o 2ms de tiempo de respuesta. Respecto a la frecuencia, hoy son los únicos paneles que llegan a ofrecer frecuencias de refresco de 240hz (los otros paneles alcanzan como máximo 150 -200Hz)

• Buenos reproducción del negros
• Muy buena calidad de reproducción de color: los IPS son los paneles con mejor reproducción de color. Colores precisos y brillantes.

• Muy buenos ángulos de visión: también es el tipo de panel con mejores ángulos. Puede verse desde cualquier ángulo (por muy extremo que sea) sin prácticamente distorsión de color
• Buena reproducción de color: por lo general son paneles que muestran los colores de manera fidedigna, aunque rinden algo peor que los IPS

• Muy buen contraste: son los paneles con mayor ratio de contraste, mostrando negros con gran profundidad. En algunos casos, las ratios de contraste llegan a alcanzar rangos de 3000:1

• Buenos ángulos de visión: mucho mejor que los TN, pero peor que los IPS

• Frecuencia de refresco y tiempos de respuesta rápidos: aunque no son tan rápidos como los TN, en los últimos años los paneles han mejorado mucho sus tiempos de respuesta, llegando hasta los 2-3ms. En cuanto a las frecuencias de refresco llegan hasta los 200Hz

• Precio medio: tiene uno de los mejores calidad precio
Inconvenientes• Baja calidad de reproducción de color: sobre todo si lo comparamos con un IPS. A nivel de contraste, los paneles TN rara vez superan los 1000:1

• Muy malos ángulos de visión: alejarse del punto de visión central supone una alteración bastante notoria de los colores
• Frecuencia de refresco y tiempos de repuesta lentos: son los paneles más lentos. Su tiempo de respuesta suele estar entre los 4 y los 10ms. En cuanto a la tasa de refresco, como máximos alcanzan los 150Hz.

• Mala reproducción de negro: a pesar de tener una muy buena reproducción de color, el negro suele ser su punto flaco. De ahí que los paneles IPS no suelen presentar contrastes muy altos (suelen presentar ratios de contraste de 1000:1)

• Precio alto: salvando los OLED, los paneles IPS siguen siendo los más caros de producir, y eso acaba repercutiendo en el precio final del monitor.
Casos de uso recomendados• Gaming: sobre todo en aquellos juegos donde priman la rapidez y el tiempo de respuesta como pueden ser FPS

• Tareas ofimáticas
• Reproducción de contenido multimedia: ideales para visualizar contenido multimedia como series y películas

• Trabajos relacionados con el diseño o la edición de vídeo: son ideales para trabajar en tareas relacionadas con lo gráfico debido a la precisión de los colores que es capaz de mostrar

• Ordenador doméstico: también puede ser indiciado para un usos variados y no especializados como puede ser el ordenador de un hogar.
• Gaming (aunque si buscas rendimiento máximo, siempre será mejor un TN)

• Reproducción multimedia

• Ordenador doméstico: también puede ser indiciado para un usos variados y no especializados como puede ser el ordenador de un hogar.

Del mismo modo que sucede con la curva, es posibles que los fabricantes o los distribuidores no nos faciliten la información sobre las características del panel, por lo que en algunos casos deberemos investigar en otras fuentes de información para conseguir los datos técnicos. Tenlo en cuenta.

Para finalizar este punto también es necesario comentar que existe mucha confusión dentro del apartado de paneles debido a que los fabricantes en muchas ocasiones usan nombres distintos en sus productos para referirse al panel. Algunos de los más famosos en la actualidad son el QLED de Samsung o el Nanocell de LG. Es importante entender que en ninguna de estos casos se trata de un nuevo tipo de panel, a diferencia de lo que muchos creen, sino de una mejora incremental sobre uno de estos paneles que acabamos de ver. Por ejemplo, el QLED de Samsung no es más que una mejora en la fotoluminiscencia del panel LCD.

Recomendaciones generales

  • Si vas muy corto de precio, ves a por un monitor con panel TN, independientemente del uso que le vayas a dar
  • Si quieres un monitor para jugar y no tienes restricciones de precio recomendamos un panel VA (a menos que juegues a juegos donde la velocidad sea determinante. Si es así entonces deberías optar por un TN)
  • Si quieres un monitor para trabajar con imágenes o vídeo, te recomendamos un IPS en el primer caso, y un VA en el segundo (ya que la velocidad en el vídeo sí es importante)
  • Si buscas un monitor para ver contenido multimedia y no tienes restricciones de precio ves a por IPS. En caso de tener un presupuesto más ajustado apuesta por VA.
  • Si tienes dudas de los casos de uso que le vas a dar en un futuro, ves de cabeza a por VA ya que es la opción más polivalente.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

¡Sentimos que este contenido no te haya sido de utilidad!

Ayúdanos a mejorarlo

¿Cómo podríamos mejorar este contenido?